You are not logged in.
01 September 2014 | Ki Tetse

- Por Qué Algunos Cristianos Todavía Creen que la Tierra Es Plana…Y que la Torá es Nula e Inválida / Vol 11 No 1

Años atrás, en los días antes de que el Nuevo Mundo fuera descubierto, gente normar y razonable creían que el mundo era plano. Ellos pensaban que un barco que navegaba sobre el horizonte se pondría en peligro y que caerían por el borde del mundo en un tipo de abismo del olvido. La idea que tenían de su mundo parecía que era confirmada cada vez que un barco salía y nunca regresaba. “Debío haberse acercado mucho al horizonte.” No todo el mundo creía esto, pero era un mal entendido común en aquel tiempo.

Por un momento, consideremos las razones que llevaban a la gente a pensar que dicho mundo era plano. Desde la perspectiva de aquellos que viajaban poco, el mundo lucía plano. Todo el mundo decía que el mundo era plano. Sus líderes decían que el mundo era plano; por lo tanto, se consideraba que el mundo era plano. Ya que no había ninguna necesidad de investigar el asunto más allá, sus conclusiones fueron establecidas sin contienda. Cualquiera que se atreviera a sugerir que el mundo pudiera ser redondo se metían en un gran lío. Sin embargo, el mantener la conclusión producía otro tipo de problema. El conflicto era con la verdad. ¿Por qué el Sol y la Luna eran redondos y la Tierra no lo era? La respuesta fue encontrada en los estudios matemáticos y físicos. El negar estas preguntas y descartar otras evidencias crearon más problemas que el caer del el borde del mundo.

En previas generaciones, el fallo de dirigir preguntas naturales de forma honesta y el entender principios básicos llevaban a tener conclusiones incorrectas. Nosotros contemplamos estos antiguos malos entendidos de forma humorosa, pero estos no eran graciosos en aquel tiempo. Hubo muchos hombres que pusieron su vida y reputación en la línea de fuego haciendo el esfuerzo de buscar la verdad. Esta búsqueda fue también llevada a la fe. Hombres como Copérnico y Galileo estuvieron en un gran riesgo de la iglesia por pensar que la Tierra no era el centro del Sistema Solar y del Universo.

Nosotros quizás hayamos llegado a términos con lo plano y la redondez de la tierra, pero hombres de la iglesia todavía no han cambiado su parecer acerca de asuntos aún más importantes de la fe. Todavía se les está enseñando a los Cristianos que ellos son el mismo centro de la creación y que la iglesia es la pieza central de la eternidad. Así como sucedió con previas generaciones que pensaban que la tierra era plana, el mundo Cristiano piensa que la mayoría de la Biblia es nula e inválida, específicamente la Torá. Les recuerdo que estas son las mismas personas que profesan creer en toda la Biblia. No obstante, su entendimiento de la Biblia es como la de los antiguos y el mundo plano.

La mayoría de los Cristianos y sus maestros creen que Jesucristo vino y “completó” la Ley de Moisés y causó que ésta falleciera. A continuación les doy una corta versión de lo que esto quiere decir para ellos:

La Ley era una lista de cosas de hacer y no hacer, la cual nadie podía mantener. La Ley probó que todos habíamos pecado; Jesús vino para quitar el pecado. Jesús resolvió nuestro problema del pecado e hizo que la Ley se fuera. La Ley solamente sirvió un propósito hasta que Cristo vino. Por lo tanto, los mandamientos para el Sabat, los festivales bíblicos, el cómo adorar a Dios y algunos de los pactos que Dios hizo con la humanidad fueron todos concluidos. El gran plan de Dios para la humanidad, comenzando con los padres Abraham, Isaac y Jacob, que resultaron en la nación de Israel, cesaron con la muerte de Cristo en la cruz. Los Cristianos y la iglesia de Jesucristo son la economía de Dios de hoy. La Gracia de Dios ha reemplazado la Ley de Dios. La iglesia en Domingo junto con la Navidad e Ister han reemplazado al Sabat y los festivales bíblicos. Dios reemplazó el Viejo Testamento con el Nuevo Testamento. La mayoría de los Cristianos van a la iglesia en Domingo. El templo en Jerusalén fue destruido por Dios. Obviamente, la Ley de Moisés fue desechada y reemplazada por las cartas de Pablo. Los únicos mandamientos que mantenemos ahora se encuentran en el Nuevo Testamento además de la ley moral.

Existen algunas variaciones menores en esto cuando se trata de cuáles pactos pueden existir todavía y con la escatología, pero esta es una rendición justa y acertada de los que los hombres de iglesia piensan. Su lógica no es diferente de la creencia de que el mundo es plano. Los hombres de iglesia y los que acuden a ella, no entienden la Ley de Moisés más que lo que la gente del pasado entendieron lo de la forma del mundo.
Tomemos un pequeño examen de cierto/falso que ilumina el pensamiento presente.

CIERTO O FALSO
1. La Ley fue dada por Moisés en el Monte Sinaí solamente para los Hijos de Israel; no fue para los gentiles.

2. Jesús vino para completar la ley y los Profetas. Él los cumplió a todos y ahora la Ley ha pasado. Jesús es ahora Rey de Reyes y Señor de Señores, por lo tanto, toda autoridad y juicio descansan con Él como la Cabeza de la iglesia. La Ley de Cristo ha reemplazado la Ley de Moisés.

3. La Ley es un yugo que nadie puede mantener. Cualquiera que trate de mantener un solo mandamiento de la Ley, se compromete a sí mismo a mantener toda la Ley y servir su relación con Cristo. El mantener los mandamientos de la Ley es legalismo y salvación por obras.

4. La Ley es débil y no puede salvar. Los creyentes en Cristo de hoy no están bajo la Ley sino bajo la Gracia. No somos salvos por obras de la Ley, sino por la Gracia a través de la fe. Por lo tanto, la debilidad de la Ley se hace a sí misma nula.

5. La circuncisión no es requerida a ningún Cristiano; por lo tanto, la Ley no es requerida.

6. Jesús habló en contra de la Ley y del sistema del altar del templo; Él vino para alterar las costumbres de Moisés. Jesús reemplazó el Sabat con el Domingo como resultado de su resurrección. Los Cristianos se reúnen el primer día de la semana para recordar Su muerte, entierro y resurrección.

7. El Apóstol Pablo solamente mantenía la Ley para ganarse a algunos Judíos para Cristo. Por consiguiente, el testimonio de Pablo de mantener la Ley no era válida para lo que él creía y enseñaba.

8. El Nuevo Testamento claramente enseña que no hay que observar las Leyes Kosher. Cristo hizo todos los alimentos puros.

9. El Nuevo Testamento ha reemplazado al Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento no tiene autoridad sobre un creyente de hoy; éste solamente provee una referencia histórica del contexto que lleva a Cristo.

10. El propósito de la Ley era el de ser un tutor y llevarnos a Cristo. Ahora que tenemos a Cristo, ya no se necesita al tutor.

Si su respuesta a algunas de estas declaraciones fue “Cierto”, entonces su pensamiento es consistente a los de los hombres de iglesia.

Existen muchos elementos verdaderos en estas previas 10 preguntas. Algunas de las palabras y frases vienen de las Escrituras. Sin embargo, el uso de esas palabras y expresiones están dirigidas hacia una meta que es falsa. Los versos reales que usan esas palabras y frases no están hablando acerca de la defunción o reemplazo de la Torá.

Repasemos las preguntas otra vez y vamos a entender por qué son falsas.

1. “para los Hijos de Israel; no fue para los gentiles.” FALSO La Torá fue dada a los Hijos de Israel. Esto incluye a la tribu de Judá (Judíos), pero también incluye a las otras tribus. En adición a los descendientes físicos de Jacob, una multitud mixta se encontraba en el campamento. Ellos fueron enumerados juntamente con las tribus de Israel. Los mandamientos de la Torá fueron dados al nativo, al extranjero y al residente que también estaban con ellos. La redención de Egipto incluyó a cualquier otro esclavo que escogió seguir al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Más adelante, Moisés declaró en Deuteronomio que el Pacto dado en ese tiempo no era solamente para aquellos que estaban parados allí, sino para aquellos que no estaban parados allí (futuros descendientes, futuros extranjeros y futuros residentes). El Apóstol Pablo declara en 1 Corintios 10 que “Todos nuestros padres” eran parte de ese pacto, incluyendo los Gentiles. Él está enseñando cómo los Gentiles tienen parte en el pasado pacto. No es sólo para los Judíos o Israel.

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube,( y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.
I Corintios 10:1-4

El Pacto Mosaico fue dado a la Casa de Jacob. El Mesías es la cabeza de la Casa deJacob.

Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
Lucas 1:33

2. “Él los cumplió a todos y ahora la Ley ha pasado.” FALSO Yeshúa dijo que la ley no pasaría hasta que los cielos y la tierra hayan pasado primero. El Cielo y la Tierra todavía están aquí.

Yeshúa fue más allá y declaró que ni una jota o tilde pasaría hasta que todo estuviera cumplido. No todo se ha cumplido aún. Hay una hueste de profecías Mesiánicas en la Torá que no se han cumplido que el Mesías cumplirá. Una de ésas está en Deuteronomio 30:1-10. Es acerca del éxodo final de Israel de en medio de todas las naciones donde fueron esparcidos. Es repetido muchas veces en lugares como Ezequiel 34 donde se predice que el Mesías es el Gran Pastor. Entonces, después de la resurrección, cuando algunos cree que la Torá pasó, los discípulos preguntaron a Yeshúa antes de que Él ascendiera si ése era el tiempo para la restauración de el reino de Israel. Esta es la misma profecía que Moisés y otros profetas hablaron en el pasado. “Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”
I Corintios 1:6

Estos son eventos proféticos que aún no se han cumplido. Esta es una de las razones más poderosas por la que muchos Judíos no han aceptado el Mesianismo de Yeshúa; Él no cumplió con todas las profecías. Por lo tanto, la Torá no puede pasar hasta que todo haya sido cumplido.

3. “La Ley es un yugo que nadie puede mantener.” FALSO Yeshúa mantuvo la Ley y a nosotros se nos comanda a seguir su ejemplo. Tenemos Su gracia y perdón que nos ayudan a mantenerla. Hay una vieja enseñanza que habla de esto específicamente para todos sus discípulos. La pregunta es hecha por el discípulo, “¿Cómo puedo mantener todos los mandamientos?” La respuesta dada por el maestro es, “Uno a la vez”. Un viaje de mil millas se da un paso a la vez. Yeshúa ya ha hecho el viaje; Él nos ha invitado para caminar con Él. Es por eso que Él ofreció intercambiar los yugos.

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;
Mateo 11:29-30

La mayoría de los Cristianos no saben esto, pero el yugo del cual Yeshúa habla es el de la Torá.

Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos y sus mandamientos no son gravosos.
1 Juan 5:3

4. “La debilidad de la Ley la hace a sí misma nula.” FALSO La Torá presenta la necesidad de la salvación; la solución para la necesidad es por la fe en el Mesías. Sin entender la necesidad, nadie podría creer o tener fe en la solución. La Ley no es contraria a la fe; ésta establece la fe.

¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.
Romanos 3:31

5. “La circuncisión no es requerida a ningún Cristiano; por lo tanto, la Ley no es requerida.” FALSO La circuncisión todavía es requerida para los hijos de los Judíos Mesiánicos del Nuevo Testamento. Sin embargo, aquellos que vienen de en medio de los Gentiles no fueron requeridos de ser circuncidados según Hechos 15. Esta pregunta fue claramente dirigida, resultando en una carta especial para los Gentiles.

La cita del profeta Amós habló del futuro de la circuncisión durante el reino Mesiánico y el por qué “aquellos que vienen de en medio de los Gentiles” no necesitan ser circuncidados. Aún los hijos de Israel no circuncidaron a sus hijos en el desierto después de haber recibido la Torá; esto fue reservado hasta que ellos entraron a la tierra prometida.

El Apóstol Santiago también hizo referencia a la enseñanza de Moisés acerca del Sabat en cada ciudad para un entendimiento adicional. Esta decisión no hizo que la Ley pasara; es un elemento profético específico del futuro que tiene que ver con el futuro reino del Mesías (levantando el tabernáculo de David).

Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor,Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,
Hechos 15:16-17

6. “Jesús habló en contra de la Ley y del sistema del altar del templo; Él vino para alterar las costumbres de Moisés.” FALSO Esta declaración está verdaderamente en el Nuevo Testamento; no obstante, este es el testimonio de falsos testigos que se levantaron en contra de Esteban, quien fue mártir por el testimonio de Yeshúa.

Y pusieron testigos falsos que decían: Este hombre no cesa de hablar palabras blasfemas contra este lugar santo y contra la ley; pues le hemos oído decir que ese Jesús de Nazaret destruirá este lugar, y cambiará las costumbres que nos dio Moisés.
Hechos 6:13-14

Cualquier maestro Cristiano quien diga que Jesús eliminó el templo en Jerusalén, la Torá y que nos ha instruido a no seguir la enseñanza de Moisés es un falso testigo. Éste no es diferente a aquellos quienes falsamente testificaron en contra de Esteban. Esta es otra razón por la cual el Apóstol Juan hizo su fuerte declaración acerca de aquellos que se llaman Cristianos que hablan en contra de la Torá.

Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;
1 Juan 2:3-4

7. “El Apóstol Pablo solamente mantenía la Ley para ganarse a algunos Judíos para Cristo.” FALSO El Apóstol Pablo mantuvo la Torá, enseñó la Torá, mantuvo las tradiciones de sus padres y caminó rectamente delante del Señor. Era su costumbre la de observar el Sabat y los festivales. El observó los votos nazareos. Él enseñó que la Ley era la perfecta Ley de Libertad en el Mesías. Fue solamente un rumor, así declarada en el Nuevo Testamento, que él no mantenía la Ley.

Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres.
Hechos 21:21

8. El Nuevo Testamento claramente enseña que no hay que observar las Leyes Kosher. Cristo hizo todos los alimentos puros. FALSO Esto es en particular un ejemplo del error atroz de maestros Cristianos con relación al Nuevo Testamento. La visión de Pedro en Hechos 10 de “levántate, mata y come” animales impuros es citado a menudo como una enseñanza del Nuevo Testamento que demuestra que la enseñanza de la Torá de los alimentos puros e impuros está ahora anulada. El problema es que Pedro nos da la interpretación de la visión y ésta no tiene nada que ver con cambiar la instrucción de la Torá acerca de los alimentos puros e impuros. Fue una visión para enseñarle a Pedro que él no podía considerar ya más a los Gentiles como impuros e impíos.

Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.
Hechos 10:34-35

Hechos 11:1-18 nos cuenta todo el evento de Pedro en secuencia explicando que la visión era acerca del Evangelio siendo llevado a los Gentiles. No tiene que ver con anular nada de la Torá.

porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos.
Marcos 7:19

Las palabras “Esto decía haciendo limpio todos los alimentos” no se encuentra en los manuscritos originales Griegos. Esto podría ser un choque para usted, pero algún antiguo escolar Cristiano insertó estas palabras para poder comer la carne de cerdo. Antes de dejar este asunto, déjenme decir en defensa de la mayoría de los Cristianos que los Cristianos sí comen Kosher; solo que ellos tienen una lista diferente de la que dio el Señor.

9. El Nuevo Testamento ha reemplazado al Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento no tiene autoridad sobre un creyente de hoy; éste solamente provee una referencia histórica del contexto que lleva a Cristo. FALSO Los pactos de Dios no reemplazan otros pactos y causan que el pasado de uno sea removido. Los pactos de Adán, Noé, Abraham, Moisés y David todavía están con nosotros. Los maestros Cristianos solamente tratan de hacer que el de Moisés sea eliminado porque ellos no lo siguen. El Tanak (Antiguo Testamento) explica y enseña estos pactos. Es el pacto con Moisés es el que es disputado por los maestros Cristianos. Pablo ponderó sobre este asunto en particular cuando fue al los palabras verdaderas escritas en las Escrituras del Tanak.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
II Timoteo 3:16-17

Las únicas Escrituras (palabra escrita de Dios) que existían cuando Pablo escribió estas palabras, eran las del Tanak. Pablo se estaba refiriendo directamente a la Torá, las Profecías y las otras escrituras que forman el Tanak.

10. El propósito de la Ley era el de ser un tutor y llevarnos a Cristo. Ahora que tenemos a Cristo, ya no se necesita al tutor. FALSO Pablo hizo una declaración muy similar a esta; sin embargo, se ha llegado a una conclusión errónea. La completa declaración de Pablo dice así:

Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,
Gálatas 3:23-25

El asunto de la declaración de Pablo es fe (creer en la promesa de Dios). Una de esas promesas fue la del Cordero de Dios. Ahora que hemos recibido la promesa, el dar la promesa ha sido relegado a un papel menor, pero no ha sido quitado de nosotros. Cuando yo era joven, aprendí a sumar, restar, multiplicar y dividir. Esto se llama aritmética. No por el hecho de haberme graduado de álgebra quiere decir que la aritmética ha sido eliminada. No por el hecho de que por fe he recibido al Cordero de Dios prometido, no quiere decir que el trabajo de Dios de la creación ha sido reemplazado por Su obra redentora. El trabajo del Hijo de Dios no ha reemplazado el trabajo de Su Padre.

La Respuesta de Yeshúa acerca de la Torá
Vamos a recordarnos a nosotros mismos de algo bien específico acerca de que si la Torá es cumplida o anulada antes de ir más allá. Yeshúa ha respondido claramente la pregunta acerca de la Ley y los Profetas, y específicamente, habló de cuándo y si ellas pasarían. Él ha dicho que nosotros ni siquiera nos atrevamos a “pensar” que Él vino a eliminarlas.

No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.
Mateo 5:17

La palabra “cumplir” no significa abolir, anular, o cualquier otra expresión para degradar o devaluar la Ley y los Profetas. El contexto de la declaración de Yeshúa es simple y directo. El pensar y declarar lo opuesto de esto es consistente con aquellos que descartan la evidencia de la forma del mundo. Pero esto se pone peor. Cuando los hombres de iglesia defienden la postura de que Yeshúa vino a abolir la Torá, ellos están verdaderamente tratando de probar que Él es un falso mesías. Moisés ha declarado claramente que cualquier persona, aun uno que haga señales y prodigios, quien atenta con seducirnos para alejarnos de lo que Moisés (Dios) nos ha enseñado, es falso.

Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Yahvé vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Yahvé vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma. En pos de Yahvé vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis. Tal profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra Yahvé vuestro Dios que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual Yahvé tu Dios te mandó que anduvieses; y así quitarás el mal de en medio de ti.
Deuteronomio 13:1-5

Yeshúa hizo señales y prodigios. Él no aconsejó a ninguno que cambiaran cualquier mandamiento dado por Dios en la montaña (cuando se dio la Torá). Él no sedujo a ninguno para que hicieran cualquier cosa diferente del camino que Moisés había enseñado. Cualquiera que defienda que Él hizo eso, está presentando la evidencia que refuta que Él es el Mesías de Israel, prometido por Moisés y la Torá.

Utilizando a Pablo en contra del Mesías

La mayoría de las Escrituras utilizadas por los hombres de iglesia para apoyar sus conclusiones erróneas de la Torá vienen de las escrituras del Apóstol Pablo. Cuando se argumenta el caso para hacer a la Torá anulada y sin valor, usted no escuchará a Yeshúa, la Cabeza de la Iglesia, o del Apóstol Juan, Santiago, Pedro, Judas u otros citados bien a menudo. En su mayoría, usted escuchará citas de Pablo quien era el Apóstol de los Gentiles. La mayoría de los Cristianos se ven a sí mismos como Gentiles, y por lo tanto, quieren tomar el camino corto de la instrucción (No quiero estudiar toda la Biblia. Sólo enséñame aquello que es acerca de mí). Pablo se encontró a sí mismo dirigiendo a muchos Gentiles al Mesías y entonces después tratando con otros maestros Judíos que estaban tratando de poner a los nuevos creyentes bajo su sujeción. Muchos creyentes Judíos en aquellos días enseñaban que era requerido ser circuncidado y mantener la Ley de Moisés para ser salvo.

Pablo fue forzado a hacer muchos argumentos acerca de la Ley para mantener a los nuevos creyentes enfocados en el Mesías para salvación. Sus argumentos colocaron a la Ley y al Espíritu dentro de un contexto balanceado. No obstante, esos argumentos han sido torcidos para decir que Pablo estaba opuesto a la ley de Moisés. Este rumor aún surgió en sus días y se habla de ello en el libro de Hechos.

Yeshúa es la Cabeza de la Iglesia. Cualquier persona, aún así sea un Apóstol, que contradiga lo que Yeshúa dijo, es un falso Apóstol y maestro. Aquellos quienes abogan que el Apóstol Pablo enseñó que la Torá (la Ley de Moisés} ya pasó, es nula e inválida o abolida están intentando aprobar que Pablo es un falso maestro al contradecir las palabras de Yeshúa.

Aquellos que promueven a Pablo de esta forma son inestables en su fe. Ellos están sin enseñar. Ellos no saben lo que la Torá enseña. Al torcer las enseñanzas de Pablo, ellos han traído destrucción espiritual y juicio sobre ellos mismos. El Apóstol Pedro comentó acerca del trabajo de Pablo explicando que partes del mismo eran “difíciles de entender” por aquellos quienes eran “inestables y sin enseñar”, quienes tuercen sus enseñanzas para su propia destrucción.

Argumentos contra la Torá utilizando a Pablo

La Ley revela el pecado y la necesidad de un Salvador. Es la Ley la que da la instrucción de justicia para cada hombre de Dios; ella define lo santo y lo profano, lo limpio y lo inmundo. El libro de Romanos fue escrito por Pablo para aquellos creyentes en Roma. Pablo utiliza las enseñanzas de la Torá para explicar cómo estamos justificados ante Dios por la fe. Pablo enseña de la Torá y explica cómo la fe de Abraham fue contada como justicia. ¡Esta es una enseñanza de la Torá!

Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
Romanos 6:14

Todo el mundo ha escuchado esto antes, “Ahora usted no esta bajo la ley, usted está bajo la gracia”. Aquellos que se oponen a la Torá dicen que esto quiere decir que la ley está abolida. Ha sido reemplazada por la gracia. Este es un ejemplo excelente de cómo usted puede torcer las palabras de Pablo. Él no está diciendo que la Ley (el pecado) se ha ido. Él está diciendo que la penalidad del pecado, que también está especificado en la Ley (el alma que pecare morirá) ha sido ha sido resuelta por la obra del Mesías (Su regalo inmerecido de perdón y de vida). La Ley todavía existe, la penalidad del pecado todavía existe, pero la gracia de Dios ha solucionado la penalidad. Por consiguiente, usted no está bajo la penalidad del pecado; el pecado no se enseñorea de usted. Y el mundo tampoco es plano.

“Bajo la Ley” es una expresión específica que todavía se utiliza para explicar “jurisdicción”. Yo vivo en Oklahoma, por lo tanto, no estoy bajo la ley de Texas. Este es un caso de jurisdicción. Sin embargo, si yo visitara el estado de Texas, yo estaría bajo la ley de Texas. Hay muchos mandamientos e instrucciones en la Torá. Ellos también tienen elementos jurisdiccionales. Algunos mandamientos tienen que ver con la etapa de la vida en que usted se encuentra. Los mandamientos para los hombres no aplican para las mujeres o niños. Hay mandamientos para los sacerdotes. Si usted no es un sacerdote, estos no le aplican. Pablo está tratando de explicar cómo las cosas son justificadas. Fíjense en el próximo pasaje y pensamiento de Pablo.

¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera. Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.
Romanos 7:1-4

Este pasaje tiene una analogía acerca de un marido y su mujer. Esta es una muy buena analogía para explicar cómo trabajan los mandamientos. Pero, sorprendentemente, algunos maestros Cristianos piensan que la analogía trabaja de esta manera: Cristo muere, por lo tanto, la Ley de Moisés deja de existir. El fallar en entender las analogías simples es consistente con el pensamiento plano.

Veamos otra referencia de la Ley hecha por Pablo.

Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.
I Corintios 9:19-22

Parte de la Torá y la Ley que los Cristianos no entienden son “las costumbres de Moisés”. A pesar que las costumbres no son mandamientos de Dios, ellas son una orden de cosas. Muchas de las cosas que se hacen en el servicio de adoración, son costumbres más que mandamientos; los Gentiles tienen sus propias costumbres. La expresión de Pablo de aquellos bajo la Ley y aquellos que no lo están, se refiere a las costumbres, y no a los mandamientos. El sentido común le dice que usted tiene que conformarse al orden (las costumbres) de la casa si usted quiere ser un invitado apropiado. Lo mismo es cierto cuando usted visita a otro pueblo o tierra. Pablo declara este principio otra vez cuando él dice que el sabía cómo ser un Romano con los Romanos y cómo ser Judío con los Judíos. Esto no es difícil de entender; sin embargo, esto también ha sido torcido.

Según a algunos hombres de iglesia, Pablo está diciendo que él mantiene los mandamientos de Dios de la Ley de Moisés; que él solamente los cumple ocasionalmente para engañar algunos Judíos lo suficiente para conseguir que ellos sean salvos. Ellos en verdad presentan el ministerio de Pablo como engañoso y que utiliza cualquier medio necesario para conseguir que alguien sea salvo. Esta clase de pensamiento es absurdo; cuando esto es enseñado a otros, esto es difamación.

El libro de Gálatas es el más citado a menudo para hacer argumentos en contra de la Torá. Hay una buena razón para esto. Los Gálatas, un grupo de Gentiles quienes vinieron a la fe en Yeshúa, decidieron arrinconar a Yeshúa y convertirse en Judíos prosélitos. Ellos estaban tratando de convertirse en Judíos y olvidaron al Mesías. Pablo hace un argumento fuerte de por qué la enseñanza del Mesías es la del entendimiento apropiado de la Torá y que aquellos que se oponen al Mesías no entienden la Torá. El libro de Gálatas todavía es necesario hoy para algunos hermanos errados. Consideren este verso a menudo citado que dice que el Mesías reemplazó la Ley de Moisés.

Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.
Gálatas 6:2

¿Ven ustedes la expresión “la ley de de Cristo?” Según algunos, esto quiere decir que la Ley de Moisés ha sido eliminada con y ha sido reemplazada por la ley de Cristo. Cuando Cristo vino y cumplió la Ley y los Profetas, Él hizo que la Ley fuera eliminada (fue cumplida). Obviamente ésta fue reemplazada con la Ley de Cristo.

Veamos el verso otra vez. El asunto es ser bueno los unos con los otros. El Mesías enseñó que debemos amarnos los unos a los otros, lo mismo que enseña la Torá. Así es que, si somos buenos los unos con los otros, ayudar a otros con sus cargas, y en verdad amar los unos a los otros, entonces seguiremos Sus mandamientos y así, cumpliremos la Ley de Cristo. Pero esto crea un inmenso problema para los hombres de iglesia. Si Jesús cumplió con la Ley de Moisés y ésta se eliminó, entonces la Ley de Cristo también queda eliminada porque nosotros la hemos cumplido. Esto es basado en el hecho de que los hombres de iglesia definen la palabra “cumplir” como causar que algo sea eliminado. ¿Entonces con qué reemplazaremos la Ley de Cristo? Estaremos sin ley, obviamente. Esta tiene que ser la parte en donde nuestro nuevo Mesías, el hombre de pecado (sin ley), sea manifestado.

¿Cuándo este pensamiento defectuoso comenzó primero y en dónde se encuentra hoy?

¿Cuándo la iglesia obtuvo la idea de que la Ley de Moisés había sido eliminada? La respuesta se encuentra en la historia de la iglesia. Esto sucedió cuando hombres Gentiles de la iglesia tomaron control de la misma. A través de los siglos varios hombres de iglesia han argumentado con Rabinos Judíos de este mismo punto. Ha habido muchos debates históricos. El Rabino siempre ganó y entonces los Judíos fueron expulsados de ese país Cristiano. Los peregrinos originales de América creían en mantener todos los mandamientos del Señor y se opusieron a la iglesia de Inglaterra. Hombres de iglesia Americanos comenzaron a surgir y los foros de debates cambiaron de Cristianos debatiendo con Cristianos. Las diferentes denominaciones comenzaron a marcar su territorio en las nuevas comunidades de América. En los años 1800’s, se levantó un hombre de iglesia en particular, quien tomó una posición sin denominación. La superioridad de la “Ley de Cristo” y cómo ésta se compara con la débil Ley de Moisés fue un argumento hecho por Alexander Campbell. Hoy día, el argumento de Campbell es continuado por maestros predominantes de las Iglesias Cristianos sin denominación y las Iglesias de Cristo.

Mi propio viaje en la fe comenzó con esta enseñanza. Mi abuela por parte de madre, que Dios la bendiga, era una matriarca en la Iglesia de Cristo. De niño me crié con este pensamiento Cristiano y entendía esta teología muy bien.

Yo realmente creo que Dios tiene ambos propósitos y un sentido de humor en Su gran plan. Aparte del asunto global dentro de la Cristiandad, este asunto es una línea divisoria mayor entre dos organizaciones ministeriales que operan hoy día. Usted me conoce, Monte Judah de el Ministerio el León y el Cordero (Lion and Lamb Ministries), cuya base está localizada en Norman, Oklahoma. Permítanme presentarles al Dr. David Reagan del Ministerio el Cordero y el León localizado en McKinney, Texas. No, no fue que imprimí mal. Yo soy del León y el Cordero; él es del Cordero y el León. Yo enseño la Ley de Moisés y él defiende la Ley de Cristo. El Dr. Reagan es un producto del pensamiento de Campbell.

El Dr. Reagan es el autor de un artículo en la internet titulado “La Ley de Moisés. ¿Aplica a los Cristianos hoy?” Aquí les escribo unos cuantos puntos de su artículo que explican cómo la Ley de Cristo ha reemplazado a la Ley de Moisés.

“Esta ilustración debe hacer claro lo que quiero decir cuando digo que la Ley de Moisés ha sido anulada y que ahora estamos bajo la Ley de Cristo. Las dos leyes tienen muchos mandamientos diferentes. Por ejemplo, bajo la Ley de Moisés el comer cerdo está prohibido. La Ley de Cristo lo permite. Pero también hay mandamientos similares. Así, ambos prohíben el adulterio y el robo. Pero si usted comete adulterio, usted es culpable de violar la Ley de Cristo, pero no la Ley de Moisés.”

Según el Dr. Reagan y otros como él, la Ley de Cristo es una versión hecha por “corte y pega” de la versión original de la Torá, pero bajo ninguna circunstancia se le da crédito a Moisés. En otras palabras, el Dr. Reagan explica que Yeshúa estaba en lo correcto al decir que Él no abolió la Ley y los Profetas, pero él añade que Su declaración era solamente cierta durante su vida física. Una vez que Cristo muere, la Ley murió con Él.

“Algunos de ustedes, en estos momentos, deben estarse preguntando qué fue lo que quiso decir Jesús cuando Él dijo en Su sermón en el monte en Galilea, ‘No penséis que he venido para abrogar la Ley o los Profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir’ (Mateo 5:17).

¿Cómo se puede reconciliar estas palabras con mi conclusión de que la Ley ha sido abrogada?

La respuesta es tan obvia, que es difícil de ver. La Ley de Moisés no terminó con la venida de Jesús o con la iniciación de Su ministerio – sino con Su muerte. Mientras Jesús vivió, Él – como Judío – estaba bajo la Ley Mosaica y estaba obligado a cumplirla, lo cual Él hizo perfectamente. Pero cuando Él murió, Él se convirtió en el testador de un Nuevo Pacto que reemplazó completamente al Viejo.”

La lógica del Dr. Reagan es como la de un hombre diciéndonos que el mundo es plano. Sus declaraciones son contradictorias al Mesías directamente. El Mesías dijo que Él no había venido a abrogar; el Dr. Reagan dice que sí lo hizo. Aún él admite que su declaración no puede concordar con la declaración de Yeshúa.. Él simplemente se adelanta a Su resurrección e interpreta las palabras de Yeshúa como nulas e inválidas al igual que con las de Moisés. Pero la cosa empeora. Consideremos las implicaciones de la fe del Dr. Reagan. ¿Quién es el que decide lo que va en la versión con “corte y pega” de su Ley y cual es el criterio utilizado para la selección de mandamientos? Los diez mandamientos son particularmente inciertos ya que contiene el mandamiento del Sabat el cual él no observa. Consideren la versión con “corte y pega” del Dr. Reagan.

“La anulación de la Ley Mosaica fue total en naturaleza. La Biblia nunca habla de porciones de la Ley como ‘siendo arrastradas’ al Nuevo Pacto. Como nos recuerda el escritor de Hebreos, el dar el Nuevo Pacto, ha hecho el primero obsoleto.’ (Hebreos 8:13)

Esto incluye a siete de los Diez Mandamientos como Pablo lo aclara en 2 Corintios 3:6-9. En este pasaje Pablo establece que ‘somos siervos de un nuevo pacto, no de la letra, sino por el Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu vivifica.’ Entonces él se refiere a las ‘letras grabadas sobre piedras’ como ‘ministerio de la muerte’ (verso 7) y un ‘ministerio de condenación’ (verso 9). Las ‘letras grabadas sobre piedras’ es una referencia a los Diez Mandamientos. Esos fueron los únicos mandamientos en la Ley de Moisés que fueron escritos sobre piedras por el dedo de Dios. Todo el resto de los 603 mandamientos fueron escritos por Moisés instruido por Dios.

¿Esto quiere decir que los Diez Mandamientos ya no aplican a los Cristianos? No necesariamente. Esto quiere decir que como parte de la Ley de Moisés, ellos ya no aplican. Pero cualquiera de ellos que sean incorporados a la Ley de Cristo, sí aplican – y lo cierto del asunto es que nueve de los diez mandamientos han sido incluidos en el Nuevo Pacto y aún han sido expandidos para cubrir nuestro pensamiento de vida (vean por ejemplo, Mateo 5:21-24). El único mandamiento que no es mencionado en el Nuevo Pacto es el de observar el Sabat.”

Consideremos estas declaraciones más en detalle:
La Biblia nunca habla de porciones de la Ley como ‘siendo arrastradas’ al Nuevo Pacto. Esta declaración contradice al profeta Jeremías.

He aquí que vienen días, dice Yahvé, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Yahvé. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Yahvé: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.
Jeremías 31:31-33

Jeremías no dijo que Israel tendría mandamientos diferentes. Él dijo que los mismos mandamientos (la Ley) serían escritos en un lugar diferente – en las tablas de sus corazones y no en piedra. La diferencia no es de mandamientos; es del lugar donde ellos son escritos. El Dr. Reagan le ha quitado el Nuevo Pacto a Israel y él ha sustituido con sus propios mandamientos aquellos dados por Dios en el Monte Sinaí.

Como nos recuerda el escritor de Hebreos, el dar el Nuevo Pacto, ha hecho el primero obsoleto.’ (Hebreos 8:13) La expresión ‘obsoleto’ no quiere decir tomado de la pila de basura para desecho y salvamento como los Cristianos quieren hacer con la Torá. Esto quiere decir que lo nuevo es mejor. Yeshúa es mejor sumo sacerdote debido a la orden de su sacerdocio. El Nuevo Pacto es mejor pacto porque la largamente esperada promesa de la redención del Mesías ha sido recibida. Más allá, los mandamientos que son escritos en el corazón son mejores que aquellos escritos en tablas de piedra. La palabra ‘obsoleto’ es sólo una comparación superlativa para mejor.

Esto incluye a siete de los Diez Mandamientos como Pablo lo aclara en 2 Corintios 3:6-9. La declaración de Pablo en 2 Corintios 3:6-9 no tiene el propósito de restablecer siete de los diez mandamientos para la nueva Ley de Cristo. No hay ninguna referencia a cualquier mandamiento en particular de los diez mandamientos, mucho menos de siete de ellos como el Dr. Reagan sugiere. Los versos del 6 al 9 son una amplificación de la previa declaración de Pablo en el verso 3 “no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón” Es la misma enseñanza como en libro de Hebreos.

Pero cualquiera de ellos que sean incorporados a la Ley de Cristo, sí aplican – y lo cierto del asunto es que nueve de los diez mandamientos han sido incluidos en el Nuevo Pacto y aún han sido expandidos para cubrir nuestro pensamiento de vida (vean por ejemplo, Mateo 5:21-24). Mateo 5:21-48 no cubre los nueve mandamientos a los que él se está refiriendo (los diez menos el mandamiento del Sabat). Mateo 5:21-48 no es un restablecimiento de cual mandamiento sacado de la Ley de Moisés están en la Ley de Cristo. Es el Mesías enseñando la Torá a los siervos de Dios. Todos los mandamientos tienen que ser obedecidos de corazón. Aún Moisés enseñó esto. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón…

El único mandamiento que no es mencionado en el Nuevo Pacto es el de observar el Sabat. El asunto del Sabat como un mandamiento es discutido más de dos docenas de veces en el Nuevo Testamento. La palabra “Sabat” es usada 55 veces en el Nuevo Testamento. La iglesia Católica hizo el cambio concerniente al Sabat, no lo hizo el Mesías ni lo hizo el Nuevo Testamento. Todo teólogo lo sabe, esto no es disputado. Para el Dr. Reagan, el decir que el mandamiento del Sabat ni siquiera es mencionado en las escrituras del Nuevo Testamento es un buen ejemplo de torcer la enseñanza hasta el punto de auto-destrucción. Solamente haré una sola mención de una referencia hecha por el Mismo Mesías, la cual es repetida en tres evangelios.

porque el Hijo del hombre es Señor del sábado (día de reposo) Mateo 12:8, Marcos 2:28,
Lucas 6:5

Usted puede estar seguro que Yeshúa es el Señor del Sabat y aquellos que se oponen al Sabat, se oponen a Su Señorío.

Hombres de iglesia como Alexander Campbell y el Dr. Reagan son como los hombres del pasado. Ellos prefieren los preceptos de hombres a los mandamientos de Dios. Yeshúa también ha hecho mención de sus enseñanzas específicamente en el contexto de aquellos quienes quieren que la Torá sea anulada e inválida.

De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
Mateo 5:19

¿Dónde estaba el Mesías cuando Dios dio la Torá?

En conclusión, vamos a preguntar y a contestar algunas preguntas básicas acerca del Mesías y la Torá.

¿Dónde estaba el Mesías cuando los cielos y la tierra fueron creados? El Apóstol Juan dijo en Juan 1:1 que el Mesías estaba allí en la creación, Él fue el Creador.

¿Dónde estaba el Mesías cuando Dios almorzó con Abraham, prometió el nacimiento de Isaac y negoció el número de justos en Sodoma y Gomorra? Según Yeshúa, Él estaba ahí con Abraham. Abraham se regocijó de ver Su día.

¿Dónde estaba el Mesías cuando Jacob vio la escalera con ángeles ascendiendo y descendiendo? Según Yeshúa, Él era la escalera cuando Él le contestó a Nataniel.

¿Dónde estaba el Mesías cuando Moisés habló con Dios en la zarza ardiente? ¿Dónde estaba el Mesías cuando Dios habló los Diez Mandamientos? ¿Dónde estaba el Mesías cuando Moisés estaba en el monte obteniendo la Torá?

A lo mejor, debemos repasar esa historia un poquito mejor. Cuando el pueblo escuchó la voz de Dios decir los Diez Mandamientos, ellos estaban bien asustados. La voz de Dios partió rocas, estremeció la montaña completa, hizo parir animales e hizo pedazos a los árboles. Aún Moisés estaba lleno de temor y temblor.

El pueblo negoció con Moisés y con Dios. Ellos despacharon a Moisés hacia la montaña para obtener la instrucción de Dios porque ellos no querían escuchar la voz de Dios otra vez. Ellos pensaron que iban a morir.

Dios estuvo de acuerdo con este trato. Hoy día, estamos sujetos a este acuerdo. Nuestros padres acordaron hacer cualquier cosa que Moisés les dijera de parte de Dios. El Señor también estuvo de acuerdo de hacer esto con una estipulación. El Señor dijo que Él levantaría de en medio de nosotros a un Profeta como Él Mismo (el Mesías) que descendería de la montaña (los cielos) a nosotros. Dios dijo que cualquier cosa que ese Profeta nos dijera, sería requerido a nosotros así como Dios habló en la montaña. Porque nosotros dijimos que no queríamos escuchar la voz de Dios de la montaña, estuvimos de acuerdo en escuchar la palabra de Dios de la boca de un hombre. Lo que dice el Mesías no es diferente de lo que dice Moisés. Yeshúa, el Mesías, estaba en la zarza ardiente. Yeshúa es Dios; Dios estaba en la zarza ardiente; Yeshúa estaba hablándole a Moisés. Dios le dijo a Moisés que le dijera a los hijos de Israel que “el Yo Soy” lo había enviado a ellos. Yeshúa le dijo a los hombres de Sus días que cuando el Hijo del Hombre sea levantado como lo fue la vara de Moisés, ellos verían al “Yo Soy”. Él se estaba refiriendo a Él Mismo en la conversación con Moisés.

Dios habló los Diez Mandamientos y dio la Torá a Moisés. Las mismas palabras habladas por Dios en el Monte Sinaí fueron habladas por Yeshúa. Si me amáis, guardad mis mandamientos. Juan 14:15 Estas son las mismas palabras de los Diez Mandamientos.

y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
Éxodos 20:6

El mundo no es plano y la Torá no está anulada ni inválida. Yo me doy cuenta que el mundo Cristiano está lleno de aquellos que creen que la Torá no existe pero ellos están equivocados y en conflicto con el Mesías y el resto del Nuevo Testamento.

Debates públicos vienen otra vez a la vanguardia hablando de este asunto. Yo creo que muy pronto el asunto de que si la Torá es válida y apropiada para todos los hermanos nos unirá o dividirá. Las antiguas lecciones de Coré y Balaam están ante nosotros. La oposición de ellos a Moisés todavía se levanta hoy día así como lo dice el Nuevo Testamento.

El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente.
Hebreos 10:28

La Ley de Cristo referida por el Nuevo Testamento es la Ley de Moisés con el recibo del Mesías prometido. Es la perfecta Ley de libertad; es el yugo fácil que nos ponemos encima mientras Él lleva nuestras cargas. Son Sus mandamientos escritos en nuestros corazones.

El mundo no es plano. La Torá no es nula e inválida. Usted no se caerá del borde del mundo si usted obedece al Señor. Usted solamente entenderá lo que el Mesías estaba diciendo realmente.